tratamiento de aguas condorchem

BIDA, el sistema de depuración de aguas residuales con lombrices capaz de reducir en un 85% el consumo energético

La empresa chilena “BioFiltro” limpia las aguas residuales de seis países con ayuda del sistema BIDA. Para la depuración de los aceites y el nitrógeno de un 70-90% del agua sólo hacen falta unas 4 horas.

El sistema de tratamiento biológico BIDA supera en velocidad a la mayoría de los sistemas modernos a la hora de hacer un tratamiento de aguas residuales, ya que otros métodos necesitan días o incluso semanas para conseguir los mismos resultados.

 

¿Dónde se hace este tratamiento del agua?

Actualmente hay instaladas 129 sistemas en 6 países. Las lombrices de tierra resisten en la Antártida y en el Desierto de Atacama, así como también en California. Estos filtros biológicos limpian las aguas residuales para empresas de la industria alimentaria (mataderos, lácteos), bodegas y para pequeños municipios.

BIDA se refiere esencialmente a la actividad de las lombrices y bacterias, gracias a las cuales las aguas residuales se convierten en recursos renovables y los residuos en humus. Al mismo tiempo, este sistema no es capaz de eliminar los malos olores.

Este proceso tiene lugar sin la aplicación de la química, por lo que la capa superior de la superficie del agua presenta un abono ecológico. El agua filtrada a través de BIDA no es potable, y únicamente puede consumirse después de haber sido desinfectada.

El humus que se obtiene tras la aplicación de las aguas por el sistema BIDA podrá ser usado como abono de suelos, y el agua ya limpia podrá emplearse para el riego o ser vertida a los cauces.

 

¿Dónde se aplican estas tecnologías?

Como ya lo dijimos más arriba, esta tecnología es aplicada en diversos lugares de todo el mundo. Por ejemplo, muchas ciudades de Sudamérica la usan para la depuración de las aguas de núcleos urbanos aislados. Chile incluso aprobó su uso para la base aérea que tiene el país en la Antártida.

Las vías para el tratamiento de aguas residuales siguen ampliándose y se buscan nuevas formas para que se ahorre energía y estas vías sorprenden en ocasiones como esta, donde la naturaleza vuelve a ayudarnos. La carrera del ahorro energético está en marcha y en estos meses a buen seguro veremos más novedades.