mochilas

Consejos para escoger una buena mochila escolar

Podríamos decir que la mayoría de los niños y niñas en edad escolar terminan llevando más peso del que deberían en sus mochilas escolares. Este problema, además, puede acarrear otros a nivel de salud, dado que provoca lesiones de espalda, lo cual puede tener consecuencias a corto y largo plazo.

Por estos motivos, en este artículo vamos a enumerar una serie de valiosos consejos a la hora de escoger y llevar correctamente una mochila con la finalidad de evitar lesiones.

¿Cómo es la mochila ideal?

Una buena mochila escolar debería gozar de las siguientes características:

  • Debe tener unas hombreras anchas, que sean, además, ajustables. Lo ideal es que el ancho sea de no menos de cuatro centímetros, y las tiras deben estar bien acolchadas, para favorecer la comodidad.
  • Del mismo modo, nunca debería ser más ancha de la zona en la que va a ir apoyada. Es decir, no debe sobresalir por los laterales de la espalda del niño o niña que la cargue. De este modo, se evitará la sobrecarga en el cuello y en los hombros.
  • Lo ideal es que también incorpore un ajuste interior con bandas sobre el abdomen.

¿Cómo se debe llevar?

Una mochila no puede llevarse como si de un bolso se tratara, por supuesto. En su lugar, aquí tienes otros consejos útiles:

  • Se debe colgar la mochila de ambos tirantes, que deben estar ajustados a la misma altura.
  • Debe estar colgada de la zona dorsal, y nunca, apoyada en la zona lumbar baja.
  • Nunca hay que llevarla de una sola asa.

¿Cómo hay que llenarla?

En ocasiones, la manera en la que colocamos los artículos a transportar en la mochila también influyen, y en gran medida, en el peligro de causar molestias en la espalda.

  • Coloca los objetos que pesen más en la zona que esté más en contacto con la espalda.
  • Numerosos países europeos afirman que transportar más de un 10-15% del peso corporal propio puede ser perjudicial. Tenlo en cuenta.
  • Por ello, el peso máximo de una mochila vacía debería ser de 1’2 kg, para tener cierto margen a la hora de cargarla.

Por otro lado, también cabe decir que un niño o niña que no realice ejercicio habitualmente tendrá mayor tendencia a sufrir dolores de espalda a causa de la mochila, por lo que sería buena idea animarle a que realice algún deporte.