maestro

El rol del maestro en la vida de los estudiantes

Un modelo a seguir es una persona que nos llena de la necesidad o la capacidad de sentir o hacer algo, especialmente algo creativo y nos motiva a tratar de hacer algo o hacer que algo suceda, vivir a nuestro completo potencial y ver lo mejor de nosotros mismos.

Aprendemos a través de ellos, a través de su determinación a ser extremadamente destacados ya través de su aptitud para hacernos comprender nuestro propio crecimiento personal. Les esperamos consejo y orientación.

Un modelo a seguir puede ser cualquiera: un padre, un hermano, un amigo, pero algunos de nuestros modelos más influyentes y que cambian la vida son los profesores que admiramos y su comportamiento que intentamos copiar.

Los maestros siguen a los estudiantes a través de cada etapa crucial del desarrollo. De seis a ocho horas al día, cinco días a la semana, usted como maestro está listo y preparado para convertirse en una de las personas más significativas en la vida de su estudiante.

Después de sus padres,  los estudiantes aprenderán de sus maestro de escuela primaria. Luego, como maestro de escuela intermedia, guiará a los estudiantes a través de otra transición importante: el proceso o estado de crecimiento hasta la madurez.

A medida que los niños se convierten en adultos jóvenes, aprendiendo en la escuela intermedia y en la escuela secundaria, responderá a sus preguntas, escuchará sus problemas y les enseñará sobre este nuevo capítulo de sus vidas. Usted no sólo observa cómo crecen sus estudiantes sino que también los ayuda a crecer.

 

Los maestros son fuente de conocimiento. Ya han sido donde los estudiantes van, se encontraron con lo que van a pasar y están en condiciones de pasar a lo largo de las lecciones, no sólo sobre temas, sino también lecciones sobre la vida.

Cualquiera puede convertirse en un maestro, pero se necesita una personalidad especial para convertirse en un gran maestro. Un gran maestro es aquel que muestra una rápida y delicada apreciación de los sentimientos de sus estudiantes. Ningún profesor puede ser grande sin amar lo que hacen. Excitar e inspirar a un estudiante requiere una pasión y una emoción para el material sí mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *