Historia del poliestireno

El poliestireno es un sólido transparente, duro y frágil que se utiliza en construcción. Fue descubierto a mediados del siglo XIX. Al principio, los investigadores hablaron de su tendencia a convertirse en un sólido plástico, pero estos descubrimientos fueron descritos por ellos erróneamente como “oxidaciones” o “endurecimientos”, y fueron tratadas como simples curiosidades.
Hoy en día, es un material ampliamente utilizado, y está considerado como uno de los más eficientes en construcción, tanto en su variante inicial como en otras posteriores, como bien podría ser el caso del poliestireno expandido, que goza de una gran aceptación a día de hoy.

El primer estudio

El alemán Herman Staudinger fue el primero en sintetizar poliestireno en su laboratorio y en desarrollar la teoría de la polimeración el año 1920. En un primer momento, ésta fue ampliamente rechazada por la comunidad científica. Sin embargo, continuó con su trabajo en este sector y en 1953 lo vio reconocido con el Premio Nobel de Química.

Poliestireno cristal

El alemán Herman F. Mark inició un programa de I+D que desembocó en la primera producción comercial de poliestireno, en 1930. En la misma época, también empezó a comercializarse en Estados Unidos.
Durante la Segunda Guerra Mundial, el poliestireno se convirtió en una materia prima estratégica, ya que se trataba de uno de los ingredientes necesarios para componer el caucho sintético. Y fue después de la guerra cuando la producción de poliestireno realmente se popularizó.
Los fabricantes de Estados Unidos visitaron las industrias de Alemania y quedaron maravillados por su sofisticado sistema de producción del poliestireno. Entonces, lo adaptaron al suyo propio y lograron un gran éxito comercial.

Poliestireno expandido

Surgió a principios de 1940. Sin embargo, su demanda se disparó a finales de 1960, gracias, en parte, a la invención de extrusoras que permitían la inyección directa de pentano al poliestireno líquido.

Poliestireno impacto

El poliestireno cristal tenía una gran desventaja: su fragilidad. Por este motivo, se empezó a reforzar con caucho natural. Y esto dio lugar a la variedad “impacto”, tan establecida hoy en día como la cristal.

Poliestireno sindiotáctico

El año 1985, una empresa japonesa fue la primera en sintetizar poliestireno sindiotáctico. Tres años después, comenzó un proceso de colaboración con la industria de Estados Unidos para su producción industrial. En 1996, fue abierta una fábrica de esta variante en Alemania, pero se cerró en 2005 a causa de su fracaso comercial.