Ventajas de tener un buen WC portátil en colegios

A menudo, los WC prefabricados para colegios u oficinas no alcanzan los mínimos de confort que necesitamos. Sin embargo, ya existe una amplia oferta de WC portátil que ofrecen comodidad, intimidad y una buena higiene, que incluyen todas las funciones que esperamos de un buen sanitario, como lavabo y secador de manos.
En los casos de colegios que añaden zonas comunes con modelos prefabricados, es muy importante escoger un WC portátil adecuado para asegurar, como mínimo, la buena higiene de los estudiantes.
Además, este tipo de instalaciones pueden ser amplias y permitirte añadirle funciones, como la de vestuario para un pequeño grupo.
Sin embargo, también podremos encontrar vestuarios prefabricados que incluyen inodoro.

Un WC portátil como vestuario

Una manera muy adecuada de contar con tantos vestuarios como sean necesarios es mediante la opción de incluir un WC portátil, prefabricado, y colocarlo en el espacio más óptimo. Por ejemplo, cerca de los vestuarios del edificio principal, o bien, donde haya un lugar muy espacioso y vacío dentro del terreno escolar.

Ventajas del vestuario modular

Además de la facilidad y rapidez de su colocación, contar con un WC portátil que haga las funciones de vestuario, o tener un vestuario prefabricado, presenta las siguientes ventajas para el profesor de Educación Física. Todo esto, suponiendo que en el colegio se sigan las normas de higiene de ducharse y cambiarse de ropa tras la clase:
-En caso de tener una clase con muchos niños y niñas, enviar allí a cambiarse a una parte (obviamente, sin mezclarlos).
-Puedes enviar a cambiarse solos, alejados del resto de su clase, a los que tengan un comportamiento incorrecto.
-Por otro lado, también puede ser visto como un premio si envías allí a los que más destaquen por sus logros o por su comportamiento.
-Si coinciden varias clases a la misma hora en Educación Física, puedes enviar a una de ellas al vestuario prefabricado. Si el vestuario es pequeño, hazlo por turnos: puedes enviar a la mitad de las niñas, por ejemplo, cuando queden 10 minutos de clase, y al resto de niñas, cuando queden 5 minutos.
Además, la facilidad de instalación permitirá su cambio de lugar cuando la dirección del centro lo crea adecuado. Del mismo modo, se podrá añadir un nuevo vestuario sin que suponga problema alguno.