Consejos a seguir si te mudas de oficina

Las mudanzas de oficina no tienen nada que ver con las de un hogar, si bien es cierto que también es necesario empaquetar enseres y transportar muebles y numerosos utensilios.

Además, tanto en oficina como si hablamos de una casa, se recomienda encarecidamente contactar con una empresa de transporte de mudanzas en Barcelona o en cualquier otra ciudad. Lo normal es que cualquier buena empresa se adapte a los horarios del cliente, así que no deberías tener problema con eso.

También queremos recordarte que es muy importante que tengas un seguro de mudanzas apropiado que cubra los posibles riesgos del transporte. Asimismo, los vehículos deben adecuarse al tipo de material que transportarán. En otras palabras: los camiones o furgonetas tendrán que estar preparados para los traslados de oficinas.

Para empezar, lo ideal es escoger la temporada de baja actividad de la empresa -por lo general, el verano- para hacer la mudanza.

También deberías conocer las nuevas dimensiones del local al que te mudas, para poder estructurar correctamente los espacios de trabajo, los despachos y además, así como en la parte administrativa, siempre con la finalidad de evitar ralentizar las gestiones burocráticas.

Luego, dedícate a organizar las pertenencias de la oficina. Al fin y al cabo, tienes que llevarte todo lo que ya tienes.

Asimismo, lleva a cabo una lista o inventario de todo lo que hay y se debe transportar, para evitar pérdidas por falta de organización.

Empaqueta por estancias

Puedes embalar tus pertenencias teniendo en cuenta la sala que ocupan en la actualidad o la que tendrán que ocupar en la futura oficina. De esta manera, lo tendrás todo mucho mejor organizado. Así, es una buena forma de organizar las cajas que hagas con las pertenencias de la oficina. ¿Qué te parece?

Lo imprescindible debe ir solo

No mezcles cosas imprescindibles con material de oficina de la calidad de bolígrafos, post its, folios, etc. Si hay algo que de verdad debes tener localizado, ponlo en una caja aparte.

De hecho, si puedes, te recomendamos que lo transportes por tu cuenta, a no ser que se trate de algo que pese mucho o haga mucho bulto, como una serie de ordenadores, o un servidor.